Conoced a Dios por su Espíritu

Este extracto del Señor Maitreya es de la Conferencia de Año Nuevo, los Budas en invierno, celebrada del 28 de diciembre de 1982 al 2 de enero de 1983 y publicada en las Perla de Sabiduría®, vol. 43, no. 47.

Maitreya - las cosas que son importantes

Debo deciros que la mayoría de vosotros no conocéis a los demás como pensáis. Algunas personas que son cercanas en el sentido humano casi se enorgullecen de su capacidad para comprender la mente, el corazón o las acciones de otra persona, y para anticipar su comportamiento. Estos son los conductistas.

Los que son impíos buscan controlar a los demás al memorizar sus patrones humanos para luego manipularlos cuidadosamente. Sin embargo, los gestos y el comportamiento humano de una persona no siempre cuentan el secreto del alma o la naturaleza del Cristo Interno. Aquel que tiene la mayor manifestación de mi presencia puede que no sea el campechano: el tipo de persona alegre a cuya personalidad todos acuden.

Recuerdo a los gurús que eran bruscos, gruñones y estaban enojados la mayor parte del tiempo. ¿Por qué estaban enojados? Estaban enojados con las naciones y con los impulsos planetarios de intriga. A veces, los discípulos más dulces les hablaban, y respondían con un gruñido y un impulso de enojo atravesaba el cuerpo como un viento helado. Se pretendía hacerlo para que los cuerpos de los discípulos se convirtieran en transmisores de este enojo al mundo con toda su infamia y maldad.

Que este sea un año cuando la ilusión se desvanezca

Es imposible conocer a Dios excepto por su Espíritu. Podéis examinar los rasgos de carácter. Podéis pensar que sabéis exactamente la definición del Cristo y del Anticristo. Podéis tener la certeza en vuestra mente que conoceréis a ambos durante el camino de la vida, pero a menos que el Espíritu Santo, como el Maha Chohán, se os lo revele, podéis equivocaros nueve de cada diez veces.

Confío que en el futuro tendréis una puntuación mejor que esa, al haber percibido tan a menudo nuestra vibración en estos dictados. Cuando todo el mundo es maya y los puntos de luz son los corazones de los chelas, ¿a veces no esperéis que incluso los rostros de nuestros mejores sirvientes deberían de verse empañados por el agua misma, por el plano astral de ilusión, distorsionando incluso a los más hermosos de los rostros?

Luego, por supuesto, la carga del karma planetario pasado y tantas condiciones de la vida pueden doblegar al Cristo emergente. Todo esto en conjunto no cuenta la mejor historia del mejor de los hombres.

Por lo tanto, amados, que este sea el año en que la ilusión caiga repentinamente al suelo, como una capa demasiado pesada, y el cuerpo sea ligero y claro otra vez y ya no esté sobrecargado. Que este sea un año, entonces, cuando no os hagáis ilusiones, ni de la grandeza del miserable pecador que se proyecta sobre vosotros. No nos hagamos ilusiones sobre nosotros mismos o sobre los demás, y sobre todo, no nos hagamos ilusiones sobre los maestros ascendidos, que puedan aparecer como realmente son y no como se supone que son.

Dedicaos a las cosas que son importantes

YO SOY Maitreya, un compañero divertido. Yo también busco amigos que me entiendan. Espero que lo hagáis. Espero que en lo profundo de vuestro corazón podáis percibirme como soy. Ser conocido y amado por lo que sois, y no por lo que no sois, no es solo vuestro deseo, sino también el deseo de cada ángel en el cielo.

Entonces, amados, analicemos las cosas de la vida que son importantes:

Trabajad en vuestra llama trina.
Amad a vuestro Cristo y al de todos los demás.
Escuchad las palabras que hablamos y escuchad lo que realmente significan.
Atesorad cada comunicado de nuestra octava.
Amaos los unos a los otros como yo os he amado y siempre os amaré.
Recordad a los profetas, su ejemplo y sus preceptos.
Tened un buen día de trabajo.
No codiciéis el logro de otro.
Dad libremente, pero retened lo que habéis recibido de Dios para vuestra propia iniciación interna.
Exponed la mentira, pero morad en la imagen de la verdad.

Recordad el ojo suave de Palas Atenea y contemplad la nobleza de los rostros de la Diosa de Libertad, de la Verdad, la Justicia, la Misericordia, el Amor y la Paz.

Cuán grandes son los rostros de las mujeres del cielo que pertenecen únicamente a Dios y son independientes en su servicio al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Estamos agradecidos de poder contar con las damas del cielo para que nos ayuden en el gran trabajo de encender las llamas de iluminación corazón a corazón en todo el planeta.

Nace el niño Jesús. La Navidad se acabó. Un nuevo año está sobre nosotros. Veamos que no se pierda ni un futuro avatar de mi corazón.

Tags:

Suscribete y Conecta

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Maestros Ascendidos