Dispensaciones claves de la Llama Violeta, Parte 1

Repaso de ciertas dispensaciones claves de la Llama Violeta

Por Elizabeth Clare Prophet

Elizabeth Clare Prophet, The Summit Lighthouse¿Qué es una dispensación? Es un don de Dios. En términos espirituales, una dispensación es una gracia que Dios nos da. Además, es un otorgamiento de energía, una dádiva más de lo que recibimos diariamente y que fluye por el cordón de cristal. Nos ayuda a convertirnos en lo que realmente somos para cumplir nuestra misión y servir a otros.

Es como si alguien depositara dos millones de dólares en vuestra cuenta bancaria y dijera: “Aquí está este dinero; úsenlo para cambiar al mundo.” Eso es una dispensación. Es una manifestación de la intercesión divina en nuestra vida personal, en nuestra comunidad, nación y gobierno.

Vamos a repasar las dispensaciones claves que hemos recibido concernientes a la llama violeta. Han habido muchas más que las que voy a enumerar para vosotros esta noche, pero creo que es bueno recordar que la llama violeta puede ser el factor multiplicador.

Dad quince minutos de llama violeta al día y se multiplicará diez veces

terra en llama violetaEl 7 de julio de 1984, Omri-Tas anunció una dispensación para la multiplicación de nuestros decretos a la llama violeta. Ésta es una dispensación genial y es muy fácil de usar. Omri-Tas dijo:

Si con toda reverencia, con sintonía interna y el sentido de que estando en vuestro Ser Crístico sois sacerdotes o sacerdotisas del fuego sagrado, si de todo corazón tomáis quince minutos diarios para dar profundas y amorosas invocaciones a la llama violeta (y por favor acordaos de pronunciar mi nombre, porque esta dispensación viene de mi cuerpo causal), entonces tomaremos esa ofrenda, la igualaremos con vuestra devoción, con la profundidad y sinceridad de ésta, con el peso mismo de su poder y luz. Por lo tanto, por la calidad de ésta, ¡será multiplicada en vuestra vida diez veces!

Diez veces quince minutos son ciento cincuenta minutos.

¡Eso es asombroso! Todo lo que tenéis que hacer es dar quince minutos al día para cosechar los beneficios de esa dispensación.