El camino de la paz

Este extracto de El camino de la paz es del dictado de Buda Gautama del 1 de julio de 1971 publicado en la Perla de Sabiduría de 1983,Vol. Vol. 26 No. 20.

buda y paz

Queridos corazones de luz, el reino de Dios está dentro de vosotros. Cuando realmente entendéis eso, el camino de la paz es conocido por vosotros y la aventura de la vida se vuelve más agradable, más aceptable para vuestra conciencia externa y, estoy seguro, más aceptable para la Ley del Amor que es parte de vuestra naturaleza interior, incluso si es parte de toda la humanidad.

Pero qué lástima que los hombres se permitan hoy ser cautivados por aquellos que buscan dividir a los hombres en pequeños campos de oposición. No pueden entender el camino de la paz, el camino del nirvana. Ellos no entienden la omnisciencia de Dios, que Dios está en todas partes y que Él reparte esas gotas de Vida que son su realidad como el aceite dorado de la unción del Único Espíritu del Santísimo que todos pueden recibir porque a todos se les da un tesoro de dulzura, un tesoro de compasión que satisface mágica y milagrosamente, para participar en la gran aventura de ser uno con Dios.

A través del estado nirvánico, pude abandonar todas las manifestaciones de oscuridad que habían sido durante tanto tiempo parte de mi naturaleza. Y, por fin, la gran aventura del amor infinito estaba ante mí. El velo se separó, y por primera vez, a través del proceso de meditación interna, pude percibir la naturaleza de Dios estrechamente alineada con la mía. Y muchas experiencias vinieron a mí: las experiencias de entrar en la naturaleza vibratoria de aquellos que no estaban en sintonía con la Presencia Divina, pero que se habían separado hace mucho tiempo, involucrándose ahora solo en expresiones externas sin entender la naturaleza del Dios dentro de ellos.

Sin embargo, a menos que el Señor guarde la ciudad, la ciudad no puede mantenerse. Y así, el dominio del destino del hombre debe ser mantenido por la paz interior que él sabe que es real y vital. Las experiencias que busca deben venir a él nacidas del amor que es la emanación de Dios dentro de él.

Convertirse en un verdadero Buda

Pero el hombre no necesita quedarse solo en la pequeña exteriorización de la sustancia cósmica que él es capaz de comprender y llevar a las áreas de su vida como la primera unción. Él puede crecer (¡oh maravillosa madurez!) en la conciencia de convertirse en un verdadero Buda, un aspirante que busca mediante el proceso de desarrollo convertirse en una flor cósmica en el jardín de Dios.

Y todo es Alá, todo es la budeidad, todo es el otorgamiento del fuego sagrado. Ya sea que nos detengamos por un momento para considerar las enseñanzas de los Parsis (aquellos que están dedicados a los principios del fuego) o si nos preocupamos por la manifestación del cristianismo en el lejano Oeste, todos están participando en el cuerpo planetario con el aumento de intensidad cósmica en el deseo de sentir Su amor para otorgarles las vestiduras de una gloria cósmica no vista al principio, pero percibidas a menudo en la penumbra de la conciencia de los hombres mientras comienzan el proceso de aquietar la mente y encontrar dentro de sí la profundidad de la riqueza de la sabiduría de Dios.

A través del proceso de aquietar la mente, la tremenda potencia de la Luz Cósmica se destila en esencia a la vista de todos los que abrirán sus ojos espirituales y contemplarán por fin la luz de la Presencia YO SOY cósmica: ¡valientemente derramando la radiación de su dulce aceite de deleite y libertad sobre el altar de su corazón!

El hombre posee el poder del cambio. El hombre posee el poder, la ley transmutativa vive dentro de él. Pero Dios lo ha querido así primero, y las huestes angélicas también lo han querido así. Ahora le queda al hombre también entrar en un pacto con la conciencia del Cristo Cósmico que tan bellamente que reside dentro de su alma.

Maestros Ascendidos