El nacimiento del Cristo

Mientras celebramos la Natividad, podemos tomar este extracto de la Perla del Señor Maitreya dada en octubre de 1961 y publicada en las Perlas de Sabiduría de 1984, vol. 27 no. 8.
nativity cosmic purpose

Esta Palabra de Dios, amados, siempre es bendita. Es tangible y real, inteligente ¡Es Luz! Y en ella no hay sombra, no hay sombra de variación.

Me gustaría consultar a alguno de vosotros quienes sois jóvenes: ¿A dónde irá la humanidad? Los apóstoles de Cristo le dijeron: “Tú tienes las palabras de Vida eterna” Y esta es Verdad. Las palabras de Vida eterna las otorga Dios a los maestros ascendidos.

Los individuos han pensado que Dios guardaba todos los secretos y todos sus poderes estrictamente para él y las huestes angelicales. Muchos entre la humanidad no han entendido que Dios les otorga sus dones a los maestros ascendidos, dones de poder jerárquico por los cuales están específicamente encargados de ciertos ímpetus acumulados de libertad, de obediencia, de amor.

Esto también es cierto para la vida elemental. Al contemplar las maravillas de la naturaleza, amados, ¿alguna vez os habéis detenido a considerar que casi todos los árboles y arbustos tienen un ser angelical o un ser elemental que hace vigilia para advertir si se manifiesta el plan perfecto de Dios? ¿Alguna vez os habéis detenido a tomar conciencia que cada individuo tiene un bendito ángel guardián, de modo que cada manifestación de la naturaleza tiene una inteligencia Divina específica, que vigila esa manifestación para ver si llega a buen término y a la perfección?

Bien, amados, entonces comprended que vuestra Poderosa Presencia YO SOY, el gran cuerpo electrónico de Dios desde el Gran Sol Central, surgió en una luz deslumbrante y resplandeciente como un duplicado de la magnánima y siempre expansiva luz de la Poderosa Presencia YO SOY en cada corazón del Gran Sol Central y se duplicó por la Presencia YO SOY de cada uno. Y este duplicado, amados, nunca se separa del Gran Sol Central o de la Presencia Divina dentro del Gran Sol Central, de modo que la Poderosa Presencia YO SOY de cada hombre, mujer y niño está unida a la Poderosa Presencia YO SOY de todos los demás. Esto hace que toda vida sea una, y de esta forma no exista diversidad alguna.

Y ahora, amados, estoy hablando acerca de los niveles internos. Porque cuando miráis hacia afuera, contempláis a individuos en diversas etapas de desarrollo. Los veis representando varios grupos etarios en lo que respecta a los procesos de envejecimiento físico. Pero cuando miráis al interior, no observáis tal condición. Solo se visualiza la perfección de Dios manifestándose en cada punto del espacio donde existe una corriente de vida individual.

¡En realidad cuando esta corriente de vida, cuando este individuo despierte a su propia identidad cósmica, encontrará que es capaz de deshacerse de las cadenas de mortalidad y cargarse con el poder de la divinidad!

La estrella de Belén de vuestro nacimiento

Conforme un individuo despierta al poder de la divinidad nace un iniciado en la escena mundial. La estrella de Belén aparece en el cielo cósmico, y la estrella del nacimiento de su divinidad se manifiesta a los maestros ascendidos. E inmediatamente cuando lo perciben, envían una protección especial para sellar esa corriente de vida en la protección del corazón de Dios que desciende a través de la jerarquía angélica presidida por el Arcángel Miguel.

¿Veis amados cuán grande es la cooperación que toma lugar a niveles internos? ¿Cómo en los niveles internos, en los niveles del Espíritu de Vida, siempre se manifiestan la perfección y la protección?

Maestros Ascendidos