Ganar la victoria final para la Tierra

arcangel miguel banff

Este extracto es del dictado: Protección a los siervos de Dios, del Arcángel Miguel y los Siete Arcángeles, publicado en las Perlas de Sabiduría 1997, vol. 40 nº 24.

Hemos regresado a la mesa de conferencias y una vez más nos reunimos en Banff, decididos, pase lo que pase, a que los chelas en la Tierra que dan su todo a Saint Germain y a las huestes angelicales de arriba puedan cambiar esta civilización. La pregunta persiste: ¿lo haréis?

Llamad a Saint Germain, porque él es el gran alquimista que puede hacer algún cambio — un cambio a través del Espíritu Santo, un cambio por la unión de las fuerzas mundiales unidas en una causa común que es el de ganar la victoria final para las evoluciones de la Tierra.

¡Escuchadme amados! Saint Germain tiene la autoridad de revertir el mismo curso de la historia, pero para que así sea, debe tener los decretos de llama violeta de los chelas. Porque los Señores del Karma requieren una compensación para Saint Germain para que él no se endeude con las jerarquías a nombre de sus chelas. Con este fin, por tanto, ofreced la llama violeta de Saint Germain y a su Mensajera para que la Tierra pueda de hecho dar la vuelta. Llamad al Señor. Porque si hay corazones que prometan sus vidas a él, los milagros pueden pasar y sucederán incluso más allá de sus sueños más remotos.

Así amados, ponderamos nuestros movimientos con cuidado, y vamos delante del Consejo de Darjeeling y brindamos nuestra ofrenda. Y los miembros del Consejo de Darjeeling están satisfechos.

Así entonces os decimos, si os desesperáis, si os das por perdidos, si no habéis resuelto los asuntos de vuestra psicología y estáis preocupados por vosotros mismos en un momento de historia cósmica siendo que debéis estar ocupados salvando al mundo, bueno, amados, la ascensión os pasará de lado. No, quizá no tendréis esa victoria por no haber tomado el tiempo para moveros por los pasos y etapas requeridas para llegar a ese lugar con una total determinación interna divina para ser el Cristo vivo.

Maestros Ascendidos