La Alquimia del Intercambio Creativo

La Alquimia del Intercambio Creativo es un extracto de las Perlas de Sabiduría de 1980, vol. 23 nº 8, dictado de Kuan Yin, La reciprocidad de la transcendencia del Ser en la llama de la misericordia.

Kuan Yin - alquimia

¡Oh cómo el corazón anhela piedad! Cuán grande es la necesidad mundial de esta suavidad de la ternura, de cuidar y de compartir en amistad la bienaventuranza de la interacción de la Vida.

Las corrientes de vida de Dios que habitan la Tierra, los hijos del sol, peregrinos de mundos remotos experimentan la profunda necesidad de comprender y ser comprendidos. Y la fusión de dos corazones se convierte en un corazón ardiente de amor puede ser la búsqueda de una vida y el anhelo del alma por una identidad y por una identificación con la corriente principal de la vida a través del sentido de compartir.

Por lo tanto, el amor como la esencia de la misericordia hacia otros, llena las ollas de barro con las fragancias de una eterna primavera. Y en el calor de la amistad, el valor esencial del alma germina y muestra sucesivamente las flores que anuncian el fruto de la vida.

Dios no desea tomar de vosotros, mis amados, el anhelo de vuestro corazón para amar y ser amado. Porque ¿no ha creado él a partir de un gran corazón muchos corazones de luz para reflejar su amor perfecto, para magnificar y permitir que lo similar atraiga lo similar para funcionar como la ley del imán del Gran Sol Central dentro de todos vosotros?

Y las benditas corrientes de vida que atraviesan la corriente principal de su vida, al igual que miles de millones de líneas que pasan a través del cable enorme de la conciencia cósmica, llevan moléculas de la llama de la misericordia, con el fin de que la reciprocidad del amor y la interdependencia de la vida pueda florecer la identidad individual a través de la tolerancia y la compasión.

Los principios fundamentales de la interacción de la vida

Compartir las cargas de los otros es una forma de vida que permite a cada alma sentir su necesidad y sentirse dignas de ser necesitadas. Ningún hombre es una isla, por lo que aprende rápidamente que su independencia debe ser siempre la interdependencia recíproca.

El principio fundamental de la interacción de la Vida comienza y termina en el corazón de Dios, mis amados. El mantra Yo y mi Padre somos uno es fundamental para toda relación humana. La necesidad de la comunión de los corazones como la fuente del flujo creativo y recreativo es tanto vertical como horizontal.

El alma tiene que ir al altar de Dios y entrar a la llama no alimentada, que la Palabra debe lavar y regar. Tiene que bailar en su desnudez en la flor de la llama de su origen. Debe sentir el ondulante ritmo de la vida sobre el templo de interpenetración de la individualidad.

Sí, el alma debe entrar en la catedral abovedada del corazón y ser a la vez los rayos de sol, el aleteo del halcón, la intimidad del incienso y la luz votiva. Solo en la catedral, el alma debe conocer a Dios y solo a Dios. El alma debe elevarse a donde está Dios, y ahí escalar las alturas y profundidades del ser para entrar en él.

Sí, el corazón que ama debe fundirse con el Corazón que ama.

Oh, el alma que desea remontarse al sol es el alma que conoce los caminos del vuelo de la misericordia sembrado de preciosos pétalos—las lágrimas de los ángeles que han pasado antes, que atraviesan la puerta dorada a la gran sala del trono, y ahí, delante de la llama no alimentada para implorar ¡misericordia! ¡misericordia! ¡misericordia! para la humanidad en nombre de Dios.

Oh, el corazón que clama por el Dios viviente es el corazón que nunca estará contento de permanecer fuera de la puerta dorada. Por lo tanto, el corazón que desea acercarse al trono de gracia para interceder ante Él por todas las razas, es el corazón que ha encontrado la llave del amor que abre la puerta a la tierna realidad.

Porque cuando el amor se convierte en misericordia es como la espuma que salta más allá de la ola, elevándose al sol más alto, que baila en los sonidos del viento—ese amor ha entrado en la espiral de la autotrascendencia. Y el amor que se realiza en el amor es ahora la alquimia de la llama de la misericordia en el que nace un dios.

Esta necesidad de intercambio con Dios, por una intimidad recíproca, en donde el fuego del alma pasa por el fuego del Espíritu y los dos son uno en un microsegundo de intercambio, y he aquí, el alma y el espíritu se trascienden a sí mismos, es la experiencia interior del mismo misterio de la vida que el alma y el Espíritu solamente conocen cuando entran en el corazón de la llama y se transforman en una.

Este dulce misterio de la vida es la fuente misma de la alegría cadenciosa que llena el corazón al amanecer, cuando por primera vez el alma renueva su cita diaria con el dharma de la octava física. Y el recuerdo de esa dulce unidad está en la puesta del sol que envía el beso de Dios a las almas en la meditación sobre la luz.

Por lo tanto, el anhelo del alma por el sol y por entrar en el sol se enciende siempre por el deseo autocreativo de Dios en el alma para trascender el ser al convertirse más del Ser día a día, onda por la onda.

Este anhelo por el logro, este deseo para la autotrascendencia es fundamental en todas las relaciones humanas. Los que hacen la caminata diaria en la casa del tesoro de la vida vuelven a la escena de la participación activa en la familia y la comunidad con una inversión de amor y una vestidura de la llama de la misericordia.

Estos son los grandes donantes de la vida que salpican la tierra con su presencia “púrpura” como flores en los campos de pastos altos. Dondequiera que estén, estas almas se convierten en el centro de las organizaciones, de la acción comunitaria, del renacimiento y la revolución de Dios. A través de su llama centrada con los tesoros de la misericordia, todos los otros corazones experimentan el reto creativo y la alquimia del intercambio creativo.

De este modo, los verdaderos amigos de Dios se convierten en los verdaderos amigos del hombre. Y los más pequeños, cuyas alas no son lo suficientemente fuertes para elevarse, se elevan con los rayos de la luz a las alturas de la catedral y entran en el corazón del amigo de Dios y encuentran allí renovación a través de la transformación renovada, de la propia conciencia del amigo.

Maestros Ascendidos