¡La voluntad de Dios es mejor!

Esta publicación sobre el libre albedrío y la Gran Hermandad Blanca de la Diosa de la Libertad es un extracto de las Perlas de Sabiduría de 1961 Vol. 4 No. 26.


estatua de la Diosa de la libertadLa perspectiva, cuando se refiere a la Gran Hermandad Blanca, disipará algunas de las nociones erróneas que la humanidad nos ha aplicado por error o ignorancia.

Como la primera idea simple (por lo que puede parecer), tomemos el término “blanco”. Como sabéis, el blanco no es un color, sino una combinación de colores. Cada vida generalmente expresa un color predominante, aunque el blanco es el núcleo de cada rayo que compone los siete rayos del arco iris de la promesa. Estas clasificaciones del color, derivadas de la naturaleza interna, que se manifiestan y desarrollan en la humanidad de acuerdo con los ciclos de vida, están destinadas a ser totalmente constructivas y armoniosas.

Aquellos colores turbios, insensibles y burdos que se manifiestan a través del exceso de la vanidad y las emociones humanas no son los ejemplos que veréis en la octava de Luz o en el mundo del iniciado de grado avanzado.

Es absolutamente cierto, benditos seres, que cada corriente de vida cargue su propia Luz, al igual que yo lo hago con mi antorcha, y si proyectan mala intención entre la Luz y aquel con quien se encuentren, si el otro individuo tiene percepción, es posible que sus pensamientos más íntimos sean descubiertos por la cualidad que irradia a través de la proyección erróneamente calificada, que echa a perder temporalmente la maravillosa belleza centelleante del espectro solar que brilla con el resplandor de la propia presencia de Dios y los impulsos del fuego sagrado.

Ser un chela en período de prueba de la Gran Hermandad Blanca

Para ser un chela en período de prueba de la Gran Hermandad Blanca, se necesita una intención de pureza absoluta. Ninguna componenda con la verdad divina es posible. Los individuos, por supuesto, conservan sus intenciones humanas e incluso caminan en la Luz lo mejor que pueden; las cargas y los impedimentos* juegan su rol, por supuesto, y cuando sean juzgados también será en absoluta justicia.

Cooperar conscientemente con la Gran Hermandad Blanca a través de la identificación con nosotros puede crear un problema en el pensamiento. Por ejemplo, cuando la humanidad nos invoca continuamente y usa nuestro nombre, ya sea que nos represente en espíritu y en verdad o no, con el tiempo atraerá nuestra atención y nuestro poder a su propio mundo. Ahora, si no se siente cómoda en presencia de una gran Luz, ¡entonces que no la invoque tan tanta determinación!

Somos seres de Luz y cuando alcanzamos el mundo del chela es para inspirarlo, sostenerlo, encenderlo, dirigirlo y elevarlo a toda la perfección que su mundo pueda contener. ¡La ley de nuestra energía naturalmente perturbará la discordia!

Para servir mejor a la Gran Hermandad Blanca

Para servirnos mejor, nuestros chelas conscientes siempre deben invocar la protección, la energía y el amor de los grandes maestros ascendidos y dirigirlos a todos los asuntos humanos, lo quieran o no otros individuos.

Esto de ninguna manera interfiere con el libre albedrío, ya que cuando la Luz se expande a su alrededor, a menudo verán que es sabiduría y la disfrutan lo suficiente como para querer cambiar. Nuestra acción nunca es hipnótica, sino que siempre es inspiradora y elevadora. Nunca interferimos con el libre albedrío a menos que los individuos nos pidan que los ayudemos a vencer alguna debilidad, o que nos den directamente la autoridad en sus mundos, y luego lo hacemos para llevarlos a una relación más cercana con su propio Gran Yo Divino.

La Hermandad está compuesta, por supuesto, de miembros ascendidos y no ascendidos (algunos de ellos son conscientes de que esto es así y otros no). Con esto último, me refiero al hecho de que las vidas de muchas personas están tan dirigidas y llenas de amor como para atraerlas a nuestro círculo mientras sus formas físicas duermen, aunque intelectualmente nunca han escuchado conscientemente de nosotros o de nuestro servicio.

Con frecuencia conocen a Jesús, Buda o algún otro maestro, pero no conocen los portales de Luz o la hermandad fraternal de la Luz que existe en los niveles celestiales y que diariamente están activos por el principio y el poder del Espíritu Santo sobre la Tierra y en los corazones de su pueblo.

Durante los días de la fiebre del oro en California, un fervor se apoderó de la gente y se conoció como la fiebre del oro. Estas personas se entusiasmaron tanto que se lanzaron en cualquier medio de transporte que pudieran conseguir y se dirigieron a las montañas de California.

Benditos, muchos chelas, bendecidlos a todos, son así cuando tratan de perseguir el alto cargo de ser un iniciado de la Gran Hermandad Blanca; y aún otros se mantienen bastante distantes y profesan que no sienten la necesidad o el deseo de ser iniciados.

El libre albedrío, como dije, es bueno, ¡pero la voluntad de Dios es mejor!

Maestros Ascendidos