¡Llenen sus horas con alegría!

A través de la alegría, purificad el camino.
Mientras seáis discípulos, aprended a superar la irritabilidad.
Mis discípulos deben tener un ojo comprensivo.
Como a través de una lupa contemplad el bien, y restad importancia a los signos de imperfección, para que no sigáis como siempre fueron.

– Hojas del Jardín de Morya I, no. 32

. . . . . . .

Este extracto proviene del dictado de Lanello entregado el 1° de marzo de 1992 Cómo ascender: ¡Anota una victoria cada día! y publicado en las Perlas de Sabiduría de 1992, vol. 35 no. 10.

Llenen sus horas con alegría

Así digo, no descuidéis las horas. ¡Llenadlas con gozo! La alegría es el primer principio de la ascensión. Escoged a dos personas: una que cumple sus tareas sin alegría y otra que las cumple con alegría. La que no tiene alegría, amados, puede perder su ascensión por falta de alegría, y el [que tiene alegría] puede hacerlo, aunque le falten algunos elementos.

“Para que vuestro gozo sea cumplido” fue la oración de Jesús, y para que conozcáis y tengáis su gozo en vosotros. Este gozo, amados, nunca puede ser satisfecho solo por la compañía humana, sino por una compañía humana en la que aquellos que están juntos ven esto como un vehículo para la compañía divina, para un gozo divino que esparce risa y alegría entre las horas de dura concentración. Este gozo, amados, que abarca todas las octavas es agradable a Dios.

Por tanto, digo, ¡abandonad el sentido del martirio! ¡abandonad el sentido de la autocondenación! ¡Abandonad el sentido de la falta de gozo! Pero tened cuidado de que vuestro gozo ponga a Dios primero.

Nuestro Dios es verdaderamente un Dios celoso

Así, expulsad la conciencia idólatra que se apoyará en la compañía humana hasta el punto en que la calamidad esté en camino. Pues nuestro Dios es verdaderamente “un Dios celoso” y os arrancará esa cosa, a esa persona a la que le dais mayor preferencia de la que le dais a Él, a Ella, a Alfa y Omega.

Por tanto, vuestra Poderosa Presencia YO SOY en vosotros, brillando en todo el esplendor de Dios Padre-Madre, os irradia continuamente su alegría. Y el cordón cristalino descendente es una burbujeante corriente de alegría. Es una burbujeante corriente de alegría, amados, mientras la luz cae en vuestro corazón. Por lo tanto, distribuid alegría y conoced ese gozo que también abriga a los ángeles y los mantiene en sus cursos, rodeándolos y asistiéndolos.

Por lo que las palabras de Fulton Sheen han sido citadas en esta corte. Y así también ha hablado de la alegría del servicio del Señor y del gran sentido del humor que Jesús trajo, que Dios mismo contiene, no haciendo demasiadas las irrealidades del mundo ni demasiados fracasos o éxitos, sino dándonos cuenta de que somos pasajeros y nada es permanente aquí salvo la relación permanente con Dios.

Entender el sentido divino del humor os hará capaces de lidiar con las circunstancias kármicas más difíciles, la intención más mortal de los caídos. El SEÑOR se burlará de ellos, también vosotros podéis burlaros de ellos. Y que vuestra alegría sea tal conciencia del Sagrado Corazón de Jesús, que podáis conocer a un amigo o enemigo con la misma luz, porque tenéis la alegría de los ángeles y el regocijo de Dios mismo frente a tal seriedad [como aquella] de la irrealidad [de los mismos caídos].

Maestros Ascendidos