Los viajes nocturnos

Los viajes nocturnos nos llevan por muchos niveles

Elizabeth Clare Prophet habla sobre el viaje del alma y los sueños.

Los viajes nocturnosLos viajes nocturnos nos llevan por muchos niveles. Lo que comas antes de irte a dormir puede afectar el sueño, el estado de ensoñación y la clase de sueños que tengas. Otras influencias pueden ser la temperatura de la habitación, el flujo de aire apropiado o la proximidad de otras personas cuyas vibraciones pueden ser diferentes a las tuyas.

Cuando te vas a dormir tienes la esperanza de dejar el cuerpo físico y salir. Pero algunas veces, debido a las tensiones y presiones de la vida, nos quedamos muy cerca del cuerpo. Otras, cuando el cuerpo está en peligro, nos quedamos cerca. En el proceso de estar cerca de casa podemos no querer alejáramos mucho del cuerpo fisco, sino sólo hasta el cuerpo astral, particularmente cuando tenemos dificultad para dormir.

Por otra parte, puedes estar viajando en el nivel etérico, pero el viaje es como un cuchillo que corta un pastel: algunas veces sale limpio y otras tiene un poco de pastel y de cubierta después de cortar. De la misma forma, cuando atraviesas los diferentes planos, recoges las impresiones de esos planos, y eso es lo que puede estar entremeciéndote o vibrando en la parte de ti que sueña; son los residuos que quedan después de atravesar los planos.

Puedes ir a las octavas etéricas y tener un sueño profundo en el que vives experiencias a niveles internos. Pero puedes regresar y puedes atravesar las ciudades, la Tierra. Puedes atravesar los niveles de evolución de tu alma, donde una fiesta puede no ser una fiesta, sino una forma simbólica en la que tu Ser Crístico, tu Yo superior, está enseñándote una lección.

Todo tipo de sueños

Existen todo tipo de sueños. Una forma de verlos es entender que un personaje que aparece en el sueño puede representar a tu alma. Con frecuencia, ese personaje no eres tú, sino alguien más en el sueño. Al observar objetivamente a este otro personaje, puedes estar observando algo que le está ocurriendo a tu alma que tu Yo Superior quiere que sepas.

Así que puede ser un sueño un tanto astral. Puede ser una persecución. Puede ser toda clase de confusión y desorden y de cosas como las que salen en Alicia en el país de las maravillas. Pero hay un hilo conductor que atraviesa el sueño. Tu mente consciente no está lista para aceptar esta lección, así que en el estado de ensoñación la lección viene a través del subconsciente, que no tiene límites para las incongruencias. Si cuando te despiertas, lo escribes, puedes recibir la interpretación del sueño.

El sueño de Elizabeth Clare Prophet

Ahora bien, en una ocasión tuve un sueño muy interesante en el que me veía con una niña pequeña. Estaba en el mar con esa niña y de repente se caía en el agua y comenzaba a ahogarse. Cada vez se iba más a lo profundo del agua, y yo me sumergía para salvarla.

La lección del sueño era que la niña era mi propia alma, y mi alma se estaba hundiendo en cierta circunstancia que estaba permitiendo que prevaleciera en mi vida. Mi interpretación del sueño fue que yo, en la persona de mi Yo Crístico y de mi mente consiente, deseaba salvar mi alma. Debida asegurarme de no dejar que mi alma se hundiera en una circunstancia injusta e insoportable.

Un día, cuando todo había pasado, descubrí que mientras había estado tratando de salvar otra alma, mi propia alma estaba en peligro de perderse. Así, supe que mi alma había sido salvada por el amor de Dios y por mi propia determinación de actuar correctamente.

Los sueños son enseñanzas

Existe todo tipo de situaciones en los sueños. Son enseñanzas reales si puedes relacionarlas. Pero las cosas desagradables y toda clase de detalles que no tienen sentido son como el pastel que se quedó en el cuchillo, si has estado viajando y regresando, o incluso si nunca viajaste sino que estuviste vagabundeando alrededor del plano astral debido a alguna impureza de tu cuerpo o mente. Todo esto puede ocurrir en una sola noche porque, de hecho, no toma mucho tiempo ir a un retiro etérico y regresar […]

La diferencia entre el plano etérico y el astral

Existe un conflicto de terminología entre los diferentes textos acerca de los planos astral y etérico. En el plano etérico, existe un plano etérico inferior que contiene las perversiones de la memoria de Dios, o los registros que no son de la luz. Así que podríamos decir que existe un plano etérico superior y un plano etérico inferior, y que el inferior tiene cierta correspondencia con el plano astral y al cuerpo astral.

La vida es una escuela y tenemos libre albedrío

Existe algo sorprendente acerca de la vida; no hay ningún lugar al que puedas ir y leer un libro de reglas que te dé una respuesta para cada situación. Tenemos toda clase de enseñanza y la enseñanza misma es como la información que proviene de la computadora de la conciencia Crística. Tenemos la vastedad de la enseñanza y ciertos elementos nos son dados para resolver situaciones específicas.

Debido a la experiencia divina, a nuestra experiencia continua de miles de encarnaciones en las que hemos sido aprendices de los maestros, tenemos una serie de experiencias, una serie de enseñanzas. Y también tenemos una mente Crística, que es infinita. Cuando meditamos en esa mente, en la experiencia y en la enseñanza, llegamos a la mejor opción para encarar una situación.

Algunas veces hacemos juicios o cálculos erróneos, y aprendemos de los errores. Ésa es la naturaleza del salón de clases en el que estamos y del libre albedrío. Pero aun eso se vuelve una parte de la computadora cósmica de conocimiento divino. Esa es la gnosis personal. No vamos a volver a cometer el mismo error porque fue muy costoso.

Así que forjamos la Cristeidad tanto en los errores como en los aciertos. Ésa es la razón por la que toma tiempo convertirnos en ser el Cristo: porque nos convertimos en él por libre albedrio y por medio de la experiencia. No desciende simplemente como si fuera una máquina superpuesta sobre nosotros y de pronto llegamos al fin del aprendizaje.

Clases nocturnas y pesadillas

En otra ocasión, una estudiante le preguntó a Elizabeth Clare Prophet sobre las pesadillas. Ella respondió: Algunos sueños son los recuerdos de las experiencias que tuvimos en los templos de luz. Son muy elevados. Están llenos de luz.

Puedes recordar haber estado en un salón de clases estudiando. Esto significa que mientras dejabas tu cuerpo, tu alma se elevó en su envoltura etérica. Y en tu envoltura etérica, te deslizaste por el plano astral y el plano mental para llegar al etérico, donde se localizan los retiros de los maestros.

Ahora bien, las pesadillas astrales son diferentes. Si no tienes protección o si tuviste una discusión o un momento de discordia en tu hogar antes de irte a dormir, entonces, cuando dejes tu cuerpo quedas atrapado en el astral. No te deslizas con tu campo energético de protección. Quedas atrapado ahí y comienzas a soñar con el plano astral o con episodios de tu propio cuerpo astral que están saliendo a la superficie.

Por otra parte, otra opción es que salgas sin problemas de tu cuerpo. Llegas a los retiros de los maestros. Como a las cinco o seis de la mañana, regresas a tu cuerpo, pero cuando regresas, no pasas por el residuo astral. Justo antes de llegar a tu conciencia física, chocas contra el pantano astral y tienes una de esas pesadillas que ocurren justo antes de despertar por la mañana.

El plano astral, entonces, es el lugar en el que tienes malos sueños, y el plano etérico es en donde tienes visiones y recuerdos de experiencias elevadas.

Sueños en los que volamos

Mark Prophet, el esposo de Elizabeth y su llama gemela ascendida, también fue un líder espiritual pionero. En una ocasión hizo un comentario sobre las experiencias fuera del cuerpo:

Algunas cuantas personas nos han contado sueños en los que vuelan. Se trata de un recuerdo subconsciente que con frecuencia se presenta por dos razones. Una, porque hubo un tiempo en el que la humanidad sabía cómo volar físicamente. Los que estén familiarizados con la historia del gran yogui Milarepa, recuerdan cómo solía atravesar el cielo y la gente decía, “Ahí va otra vez ese loco yogui Milarepa”.

Hemos perdido el arte de volar. No somos aves; estamos muy ligados a la tierra. Pero algunas personas viajan en sus cuerpos más sutiles; ésa es la forma en la que “vuelan”. Y, así, esos dos recuerdos de volar están en nosotros.


*Chela es un término en Sánscrito que significa alumno o discípulo de un maestro.

El extracto anterior viene del libro Psicología de los sueños: Poderosas lecciones para explorar los secretos del alma por Marilyn C. Barrick, Ph.D.

Contenido Relacionado

Maestros Ascendidos