Madre María: La Madre Divina del Occidente

La mediadora divina, Madre María

2230AX Madre Maria healingCasi de la misma forma como Kuan Yin es reverenciada como la Madre Divina en Oriente, Madre María es venerada como la Madre Divina en el Occidente. En la tradición católica especialmente, María es considerada la mediadora divina. Ella abre la puerta a nuestro entendimiento de la encarnación de la conciencia Crística. A medida que ella alimentaba y mimaba al Cristo en su hijo Jesús, así ella nos puede ayudar a convertirnos en la plenitud de nuestro Yo Crístico. Así como ella sostuvo el concepto inmaculado por él, así lo sostiene inquebrantablemente por nosotros.

Podemos considerar a María una amiga verdadera y una hermana mayor en el sendero que nos puede guiar y bendecir. Madre María puede ser una presencia real tal, en nuestras vidas, que podemos invitarla a nuestros hogares, por así decirlo, para compartir una taza de té y hablar sobre nuestros problemas, sabiendo que ella nos dará el beneficio de su corazón inmaculado. Nosotros, podemos, establecer una relación personal con ella y confiar que su gracia y consejo nos guiarán infaliblemente si estamos deseosos de escucharlos y seguirlos verdaderamente.

Madre María una vez comentó como la Madre Divina del Occidente:

«La bendita Kuan Yin se ha hecho conocer como la Salvadora del Oriente realizando la misma e idéntica función como la mía, sin embargo cada una de nosotras trae a este cargo de Madre nuestro propio logro y experiencias pasadas, el cuál es diferente por nuestro servicio en rayos diferentes».1

Madre María es la arcángelina del quinto rayo, el rayo esmeralda de la sanación, integridad, verdad, ciencia, abundancia y precipitación. Así como Kuan Yin traspasa las energías del séptimo rayo (violeta), María porta las energías del quinto rayo para la era de Acuario.

Se pretende que la era de Acuario es una era de expansión y elevamiento de la luz del Espíritu Santo y de la Madre Divina en individuos y en la Tierra. Podemos llamar a Madre María para acelerar este proceso a través de su intercesión y patrocinio. María significa Ma-ray, el rayo de la Madre. Al adorar la luz de la Madre que Madre María encarna, comenzamos a absorber su gracia en nuestro ser y a elevar la energía de la Madre Divina, dentro de nosotros desde el chakra de la base de la columna hasta la coronilla.

La oración del Ave María dictada por Madre María

Una manera de elevar la luz de la Madre por la columna es recitar la oración del Ave María dictada por Madre María a Elizabeth Clare Prophet. Además usted puede realzar la elevación de la luz de la Madre haciendo suaves movimientos con las manos hacia arriba a medida que da la oración. Sencillamente ahueque las manos a los lados y las va levantando lentamente desde el nivel de su chakra de la base de la columna hasta el nivel de su chakra de la coronilla. Repita este movimiento a medida que da la oración con profunda devoción, al menos tres veces.

Puede repetir la oración cuantas veces desee. Medite en las palabras y el sentido del corazón amoroso de esta Madre Divina, que le ayuda a alcanzar la plenitud de la estatura de su Yo Crístico como hijo o hija de Dios aquí y ahora.

Ave María, llena eres de gracia
El Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres
Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, hijos e hijas de Dios,
Ahora y en la hora de nuestra victoria
Sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.

Madre María nos ha enseñado en un método especial de manejar tanto a Kuan Yin como a sí misma: «YO SOY con vosotros en el Ave María. Podéis recitarlo inclusive alternando con el Om Mani Padme Hum, y Kuan Yin y yo tejeremos una guirnalda púrpura y esmeralda, una soga que se convierte en la cuerda salvavidas bajada a los abismos del astral2. Agarren la cuerda de la Madre Divina. Asciendan desde las profundidades hasta las alturas. ¡Puede hacerse! ¡Se hará!»3Indudablemente qué madre no descendería hasta las mismas profundidades del infierno para rescatar al hijo que ama—y cada uno de nosotros somos amados mucho por estas dos Madres Divinas.


1. Perlas de Sabiduría®, Vol. 27, No. 2, pág. 12.
2. El plano astral es la frecuencia vibratoria más baja del tiempo y el espacio, el repositorio de los pensamientos y sentimientos, conscientes e inconscientes de la humanidad.
3. Perlas de Sabiduría®, Vol. 31, No. 51, pág. 415.