Un mensaje de Libertad de Saint Germain

Un mensaje a los Estados Unidos de América y a los pueblos de la Tierra

Goddess de libertad

Este es un extracto de un dictado dado por Saint Germain, el 11 de junio de 1977 y publicado en las Perlas de Sabiduría vol. 20, nº 31


Os digo a vosotros, pueblos de la luz, ¡aceptad vuestra misión de las eras! Aceptad vuestro papel como los protectores de la libertad en la Tierra. Este, ciertamente es el destino de Estados Unidos de América —enseñar una forma de vida que es manera de gobierno en donde cada llama trina y cada alma viva puedan comulgar con Dios y de esa comunión desarrollen un voto y sufraguen ese voto para la libertad.

Así sea que esta comprensión de la comunión interna es la base del gobierno Divino del pueblo, por el pueblo y para que el pueblo no perezca de la Tierra si esta nación, Estados Unidos de América, se elevará otra vez a su destino Divino en esta era y forjará esa unidad que es patrocinada por el Arcángel Miguel que llega para la liberar, que viene para uniros, y que viene con el mensaje: “¡Recordad, vosotros sois hermanos!”

Por lo tanto, que los hermanos se unan para la victoria gloriosa del Cristo, para la Segunda Venida de Jesús y para que venga otra vez el amable Señor Buda, el Señor del Mundo y dador de la llama de la vida a todos los pueblos. Que la comprensión de la convergencia de las enseñanzas de Oriente y Occidente sean la fortaleza del hombre identificado en Dios. Y que las almas que aman la llama de la pureza se familiaricen con la llama de la Madre, y que esa Madre del Cosmos nutra una vez más una nueva vida y un nuevo nacimiento.

Oh Madre Libertad, elevad vuestra antorcha y dad la bienvenida a todas las almas de luz a Estados Unidos de América y a toda la Tierra y revelad el Libro de la Ley y que sea el Evangelio Eterno. Que el ángel llegue y entregue su mensaje al corazón de este pueblo y a todos los pueblos sobre la Tierra, la comprensión de la única Fuente verdadera y esa energía que es Dios que la concede a cada alma viva.

Invoco entonces a las tribus perdidas de la casa de Israel: ¡Venid y reclamad vuestra identidad Divina! Salid de todas la naciones y sed libres, sed los maestros de las eras y conoced al YO SOY EL QUE YO SOY dentro del corazón y conoced a vuestro Ser Real como el Cristo siempre vivo.

Que la llama violeta sea la cualidad de la misericordia que no es contenida. Que la llama violeta se invoque diariamente. Que vuestras meditaciones sean sobre la llama y la frecuencia de la llama que encontrarán en el color de la llama violeta. Este es mi rayo. Este es mi rayo de la era de Acuario. Este es el color mismo de la libertad. Que lata en vuestros corazones. Que encienda vuestro corazón. Que los infunda con ese amor de los primeros patriotas y de aquellos que forjaron esa victoria de libertad hace muchos siglos en el corazón de Europa, en ese pequeño país de Suiza donde aún arde la llama trina para todos los pueblos para que se sumerjan en ella y la utilicen para la victoria.

Oh, Afra e hijos e hijas de Afra, os invoco en la única ley del YO SOY EL QUE YO SOY, os llamo ahora. Prestad atención a la palabra de los maestros ascendidos y probad vuestra libertad y demostrad vuestra libertad y vuestra habilidad para ser plenos. Hablo a los de la raza negra y la blanca y a los de todas las razas. Cada uno de vosotros tiene la oportunidad de traer un gran ingenio en esta Tierra, pero deberá ser hecho por una aplicación individual y digna del alma. Debe ser forjado de su Ser por las energía que Dios ha puesto en vuestro corazón.

Venid ahora. Os envío amor. Sed libres, pues, del pasado. Que la Tierra sea lavada por las aguas de la palabra Viva. ¡Que los registros de guerra en cada continente, los registros de odio y prejuicio y lucha se disuelvan ahora! Porque YO SOY Saint Germain, el patrocinador de la nueva era de libertad. Yo patrocino a los Estados Unidos de América y a todas las naciones en la Tierra donde la libertad sea consagrada y yo patrocino a todas las almas que todavía viven para ser libres.

Pueblo de Estados Unidos de América, orad por los que no son libres de ninguna manera y salvaguardad vuestra herencia de libertad. Porque cuando perdéis el derecho de ser libres por las sutiles usurpaciones de los caídos, os arrepentiréis de la hora en que no estuvisteis atentos en el muro como el vigilante del Señor. Y cuando el grito de ese vigilante: “¿Alguna novedad?” sea dicho, contaré con que cada norteamericano sea el vigilante de ese muro del Señor y del muro de la libertad. Y cuando el grito se dé, entonces, ¿cuál será vuestra respuesta? Les digo que sea: “¡Todo está bien!”


Para leer completa la Perla Un mensaje a los Estados Unidos de América y a los pueblos de la Tierra dado por Saint Germain, por favor vaya al vol. 20 nº 31. Amado Saint Germain, del 31 de julio de 1977.

Maestros Ascendidos