El misterio de la maternidad

Este extracto del dictado de Madre María sobre el misterio de la maternidad es de la Perla de Sabiduría del 15 de diciembre de 1974, Una trilogía de la Madre: la llama de la Madre y la encarnación de Dios, 1.ª parte, vol. 17, no. 50
El misterio de la maternidad

Ahora nos acercamos al advenimiento de la encarnación de la Palabra. “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.

Siempre recordaré el momento de su aparición, cuando José y yo acogimos al niño Jesús, y la primera vez que lo sostuve en mis brazos, sus ojos brillaban como las estrellas de las que había descendido. Y pronuncié una oración a Dios: “Bendito seas, oh Señor, Creador del cielo y de la tierra, que has ordenado la venida de tu Ser para la redención de la humanidad, para que a través de la gracia y el perdón de la ley todos puedan llegar a conocer la verdadera naturaleza del ser como este Ser Crístico, y todos puedan ser bautizados en preparación para el regreso al centro de vuestra ley del Sanctasanctórum”.

A medida que me di cuenta de que en mis brazos sostenía la encarnación de Dios incluso como me sentí unida con la maternidad de Dios al acunar a la humanidad infante. Porque en este niño, este regalo del corazón de Dios, fue una prueba viviente de lo que toda la humanidad podría llegar a ser un día. Y recordé las palabras de Eva: “Por voluntad del Señor he adquirido varón”. Pensé en las muchas hijas de Israel que habían estado esperando con anticipación la venida del Mesías, el prometido que sería el Rey de reyes y Señor de señores y el Salvador de un pueblo poderoso y una nación poderosa”.

La maternidad de Dios es un misterio eterno y un privilegio sagrado dado a todos los que encarnan el rayo femenino. En esta hora de la condenación del Cristo, el bebé de Belén y del niño varón que nace en el vientre del tiempo y el espacio, vengo a proclamar la eterna Misa del Cristo. Porque deseo hablar a toda madre con hijo. Deseo acercaros a mi corazón e impartiros el manto, que de hecho es el impulso, de mi experiencia mientras llevaba al bendito Señor en mi vientre.

La gloria de mi comunión con el Espíritu Santo, con la luz del Padre y del Hijo, fue precisamente para la fusión de las energías de la Santísima Trinidad y su fusión con la Llama de la Madre que culmina en la materialización de la Palabra. Y, así, el misterio de la maternidad está en el talento especial que Dios le ha dado al alma de la mujer para destilar los factores de la Santísima Trinidad y para ser el punto focal para unir los hilos y campos energéticos del Espíritu con el principio de la Materia.

La encarnación de la Palabra, de hecho, ha sido un misterio para muchas personas entre la humanidad que no han podido comprender cómo Dios, como Espíritu, puede surgir de carne y hueso.

Así como “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un hombre rico entre al reino de Dios”, del mismo modo a veces es difícil para aquellos cuyo desarrollo mental se distingue por comprender la lógica del misterio del Espíritu eterno, al encender la chispa de la vida y al unirse con la vasija de arcilla de la forma de la Materia. Pero para otros, la aceptación de este principio de vida sigue siendo parte de su aceptación común de las maravillas y milagros del Creador que se realizaron no solo en la vida de Jesús, sino también en la vida de los muchos santos y sabios que han caminado la Tierra tanto antes, como después de su misión.

Entonces, puedo deciros a aquellos de vosotros que entienden los tejidos de los hilos de la forma y la no forma, que el Espíritu y la Materia como principio Padre-Madre, como la polaridad positiva y negativa del ser, se unen entre sí como la urdimbre y la trama de toda la creación. También se sabe que la Materia que observáis tiene, de hecho, otras facetas, otras dimensiones y otras frecuencias que aún no habéis experimentado.

Estas son, por así decirlo, la manifestación exaltada de los tejidos de la Virgen Cósmica representados a través de Omega, incluso el factor de equilibrio del Espíritu en lo que vosotros habéis denominado hasta ahora como los planos del Espíritu.

Y así, vosotros veis, la exaltación de la maternidad como la materialización del Espíritu que ocurre en cada nivel sucesivo de la autoconciencia de Dios hasta el Gran Sol Central y más allá.

Maestros Ascendidos