El Propósito de Vuestra Vida, Parte 2

Corazones Unidos en un Propósito Divino

Esta es la época de la siembra y la cosecha

Esta es la época de la siembra y la cosecha. La cosecha puede ser dolorosa, profundamente dolorosa en particular, cuando en esa misma cosecha hay quienes no tienen ni la menor idea de lo que pudo haber sido, si, de lo que pudo haber sido con el poder y dominio del Espíritu Santo y de Dios Todopoderoso.

Por lo mismo, estirad vuestra mano derecha, estiradla, amados, y con ella dadles a todos el entendimiento de que la vida es grandiosa; la vida es algo serio; la vida es intensa. Mas, la vida os espera a que podáis trascender los niveles del plano astral; y si cada día y hora, invocáis la llama violeta, esta o traerá a las octavas de luz en última instancia.

Preparaos para el momento crucial en la vida

Sendero de Lao Tzu
Aquí está el amado Omri-Tas. Aquí se encuentran las huestes del Señor y los Tres Reyes Magos. Prestadles atención, y sabed que nadie que camine en esta Tierra, puede darlo por garantizado. En vez de eso deben estar conscientes de que en la vida, hay un momento crucial para el cual deben prepararse y estar listos a seguir hacia la siguiente octava, si es preciso.

Como veis, amados, cuando hay quienes se hallan agobiados, cuando ocurren tales cosas como las que ocurrieron recientemente, con la perdida de todos cuantos se hallaban a bordo de ese avión, comprended amados: esos individuos no tenían ninguna advertencia previa, ningún entendimiento anterior acerca del significado de la vida.

¿Por qué la repentina oscuridad? Preguntan. ¿Qué es el infinito?

¿Quién es el Señor y Salvador Jesucristo o el Señor Buda Gautama?

Todas estas cosas se le ocultan a la gente.

¿Por qué, amados? ¿Por qué, es así? ¿Por qué, se les permite a estos caídos traer tal ignorancia dentro de la manifestación misma de los seres iluminados?

Os digo, amados, hay tal oscuridad en la tierra que es absolutamente imprescindible, que en la noche portéis vuestra vela para traer tal iluminación para mostrarle a toda la gente que hay un camino, una victoria, un sendero; que se conoce y se puede conocer.

Por lo tanto, lo que ocurrió no es lo que pudo haber sido, y eso es lo lamentable. Más que lamentable, amados, porque todas las cosas se hubieran podido haber hecho por ellos, que no conocían el camino, ignoraban la ley del karma, que no sabían que Dios los observa.

Y Dios os quitaría vuestras cargas si pudiera. Mas no lo hace porque vosotros debéis obtener la victoria. Apuraos, amados. ¡Rápido, apresuraos! Porque antes de finalizar este siglo veréis desafíos, oscuridad, y la noche de desdicha. Sabedlo, amados.

El mundo debe saber que existe la oportunidad

Invocad la llama violeta. Llamad a los grandes seres de luz. Marcad la diferencia, y sabed que a cada uno de vosotros aquí y a millones sobre este planeta, se os debe decir y decir de nuevo sobre esa inmensa manifestación de la gloria de Dios que apareció a través de Jesucristo y a través de Buda Gautama. EI mundo debe saber que existe la oportunidad, pero la oportunidad debe tomarse, debe conducir a la autorrealización.

Sabed, amados, que para aquellos pasan a las octavas superiores, todo está bien. Aquellos que no van hacia las octavas superiores deben abrirse paso siguiendo otro camino y bajo otra comprensión — otra vida, otro intento de moverse más allá de su estado actual.

¡Oh! ¡Qué estéis entre aquellos que le enseñan a miles y millones cómo Dios conduce a un alma viva hacia la Victoria!

Recordad el camino de Lao Tzu esta es también vuestra misión

Aquellos que recientemente salieron de la pantalla de la vida no tuvieron advertencia sino solo oscuridad, y lo inesperado de hallarse en la profundidad del mar. Reconoced lo que está pasando actualmente en la Tierra. Acelerad hacia dimensiones mayores y mayores para que todos los que patrocinan a los Guardianes de la L1ama de Saint Germain puedan decirle a los Señores del Karma: “Estos son nuestros chelas. Es por su servicio, su trabajo y su iluminación, que han llegado hasta aquí”.

Que así sea, y que la gente del planeta Tierra recuerde el sendero de Lao Tzu y de todos los grandes seres que ya se han ido. Esta es vuestra misión también; por lo mismo, permitid que el Señor del Mundo, Buda Gautama sea vuestro guía.

Comprended que mientras pasan los días y la oscuridad desciende, debéis tener todo listo para vuestra victoria. No os demoréis más, amados; antes bien, entrad por las puertas del Señor, porque vuestro Señor os espera, como también los siete arcángeles y sus complementos divinos.

De esta manera, amados, tomad un sentido de seriedad con profunda gratitud. Avanzad, amados, avanzad, porque sois los elegidos y año tras año conoceréis vuestro llamado. Que sea pronto, amados, porque cambios tras cambios, tras cambios os llevan y continuarán llevándoos hacia el mas allá.

En ese inmenso y vasto más allá, amados, en esa gran manifestación del poder del infinito, sabed que nada se os puede arrebatar, excepto vuestras propias transgresiones en el Sendero. Caminad ahora como hijos e hijas de Dios y no miréis hacia atrás. No miréis hacia atrás, amados.

Os sello en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Os sello por medio de la potestad de vuestra Mensajera. Os sello a través de todo lo que Dios ha colocado sobre vosotros para vuestra victoria en esta vida.

Sin duda, esta es la meta de Saint Germain para vosotros.

Parte 1


Este dictado por Un representante de la Junta Kármica es publicado totalmente en las Perlas de Sabiduría, Vol. 41 No. 43, del 25 de octubre de 1998.

Contenido Relacionado