Ver a Dios en todos

Este extracto es de la conferencia: Contacta a tu maestro interno, de Mark Prophet, fue impartida el 31 de diciembre de 1971 en la conferencia de la Luz Solar, celebrada en Colorado Springs y publicada en las Perlas de Sabiduría del año 2000, vol. 43 no. 28.

see God in all

Les diré algo. Los grandes maestros de la sabiduría, como Morya y Saint Germain y los demás, rara vez —digo, rara vez—se presentan a los estudiantes de la luz y casi nunca a las masas, porque están conscientes de la ley del karma que rige estas apariciones y la mayoría de los estudiantes no lo está.

Si miran el rostro de alguno de sus contemporáneos y no ven a Dios allí, han profanado su templo y el suyo. ¿Alguna vez se detuvieron a pensar en ello?

Si no ven a Dios en el hombre y en ustedes mismos, están profanando el templo del Dios viviente. Y, a medida que asciendan en la escalera de logro, si toman el nombre de Jesucristo en vano y se vuelven ligeramente contra él o contra el maestro Morya o la Madre María o cualquiera de los grandes, con nombre o sin este, su karma se vuelve mayor.

Esta es la razón por la cual los maestros se retiran del mundo de la apariencia. Se retiran únicamente porque no desean involucrarse con ustedes en una secuencia kármica, porque saben que si ven a uno de ellos y los rechazan o se niegan a hacer lo que dicen, se convierte en un karma incluso mayor. ¿Ven el punto?

Así que se retiran de la Tierra, del reino visible al reino espiritual. “Y una nube lo recibió ocultándole de sus ojos”. Así sucede con todos los que resucitan de entre los muertos. ¿Ven, entonces, cuánta profundidad hay en las enseñanzas, en el estandarte de Maitreya, el estandarte de la esperanza, en el estandarte de las eras?

Cuando las personas vienen a escuchar las enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca, vienen a ver a un hombre. Sin embargo, hay mucho más que el simple hombre en las enseñanzas; está la formación del hombre íntegro que está en cada uno de ustedes. La mayor profanación en toda la vida es que no nos permitimos estimarnos o amarnos como la obra de Dios.

“Hasta setenta veces siete”

Somos la obra de Dios. Debido a que dejamos caer algunas puntadas aquí y allá, puede que la prenda tenga nudos o agujeros o que esté tejida imperfectamente. Esto no es así, porque en el crisol de la experiencia, en la moldura y la formación de un hombre, sus experiencias son prácticas. Cuando nos suceden, podemos entender lo que les ha sucedido a los demás. Si nunca nos hubieran sucedido, no podríamos entender la reacción de otro.

No digo que debamos hacer el mal para que venga el bien. Eso está mal. Pero en el curso de nuestra lucha hacia la luz, y en el intento de llegar a Dios, si cometiéramos algunos errores, deberíamos permitirlo en nosotros mismos y en los demás.

Esta pregunta fue planteada, ya saben, cuando el maestro Jesús estaba en la Tierra. Los apóstoles preguntaron, porque también tenían un sentido de justicia propia: “¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?, maestro.”

Pensaron que siete era el número mágico. Jesús se volvió hacia ellos y dijo: “No te digo hasta siete, sino incluso hasta setenta veces siete”, que muestra lo infinito del perdón hacia nosotros y hacia los demás.

Sin duda, el camino hacia un determinado lugar está pavimentado con las mejores intenciones, de modo que, de vez en cuando, todos podemos encontrarnos en un estado inferior al que desearíamos. No importa que tan desesperadamente queramos llegar al reino de Dios dentro de nosotros, puede que no se materialice de la manera que queríamos, y ¡oh, deseábamos que fuera tan perfecto! Es tan perfecto, pero de alguna manera, todos los demás parecen darse cuenta un poco más de lo que nosotros lo hacemos.

Necesitan al maestro

Así que pensamos en términos de encontrar al maestro. Es decir, equiparamos el encuentro con el maestro con la superación de todas las cosas. Bueno, ya ven, cuando encuentran al maestro, lo contactan porque necesitan su ayuda. Eso es todo. Mucha gente piensa que van a encontrar al maestro porque ellos son tan perfectos, pero contactan al maestro porque necesitan al maestro.

Tags:

Suscribete y Conecta

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Maestros Ascendidos