La visitación del corazón

Extracto, La visitación del corazón, del dictado de la amada Rosa de la Luz, Perlas de Sabiduría® vol. 24 no. 65.

Corazon - la llama trina - terra

Por tanto, aprovechad el corazón y daos cuenta del significado de esa palabra. ¡Aprovechad el corazón de vuestra poderosa Presencia YO SOY y Santo Ser Crístico y el de cada uno de nosotros así consagrados, y convertíos en ese espléndido corazón de luz!

¡Amados, nosotros defendemos al corazón fervoroso! Estamos a favor de los fervorosos corazones ardientes que manifiestan el amor, amor que en su camino transmuta todo anti-Amor. Y sin duda no hay mayor anti-Amor que el mal uso del núcleo del átomo del Ser, incluso de la luz de Alfa y Omega, para la destrucción nuclear. Sin duda, no hay amor más grande que el propio Espíritu Santo que viene como el Destructor para consumir todo lo que es diferente a sí mismo.

En las manos de Dios, el fuego sagrado del átomo puede lícitamente destruir todo lo que no es de la vida verdadera, pero en las manos de los individuos inferiores esa destrucción puede muy bien ser la destrucción ilícita de las almas y de las civilizaciones y esto no se corresponde con la voluntad de Dios.

La protección del fuego del corazón

¡Por todos los medios, protejamos el fuego del corazón, la llama trina, el alma que se une a ese fuego! Esta es la oportunidad de la vida concedida a la vida en la Tierra. ¡Extingamos toda la muerte! Consumamos la guerra y los pertrechos de guerra, no por las soluciones del intelecto que nunca han funcionado, y nunca lo harán, sino que lo erradiquemos todo, todo eso, mediante el fuego del corazón.

Medida por medida, os digo, si se produce la manifestación del fuego del amor de vuestro corazón, el cielo dice que también infundirá desde el cielo, a este cuerpo planetario, el amor de todos los miembros de la Gran Hermandad Blanca, de todos los ángeles de luz que irradian a la Tierra manifestándose desde el centro de sus corazones, e incluso desde el sol de presión constante.

Puede haber entonces una franja de contención y de control Divino mediante la cooperación consciente de los miembros ascendidos y no ascendidos de la Gran Hermandad Blanca, y de la vida elemental, que promete ser la acción mediadora del Espíritu Santo en el flujo de amor entre la jerarquía ascendida y los devotos no ascendidos.

Establezcamos el culto al corazón y al sendero del Rayo Rubí de la Rosa de la Luz. ¡Hagámoslo en el nombre de Saint Germain! ¡Hagámoslo para afianzar a Shamballa una vez más!

Mantra YO SOY la Luz del corazón

Vengo entonces con la garantía de Saint Germain de que toda la Gran Hermandad Blanca confirmará y recitará con vosotros:

YO SOY la luz del Corazón
brillando en las tinieblas del ser
y transformándolo todo en el dorado tesoro
de la Mente de Cristo.

Todos los maestros ascendidos y cada ángel de luz prometen que mientras afirméis esa voluntad de ser el amor en todas las manifestaciones de vuestra creación en todas partes, pasado, presente y futuro, se producirá la multiplicación de este mantra de Saint Germain.

YO SOY quien proyecta mi Amor
hacia el mundo exterior
para derribar las barreras
y borrar todo error.

Benditos corazones, ¿no podéis oír el susurro de las alas, los sonidos de las tiernas voces de los querubines, de los majestuosos serafines, de los seres cósmicos, de los Elohim, quienes han entonado este mantra del corazón del Dios de la Libertad para la Tierra durante millones de años? ¿No podéis escucharos a vosotros mismos como parte de una gran empresa de los ejércitos de la luz que declara?

YO SOY el poder del Amor infinito,
amplificándose a sí mismo.

Oh, la amplificación de ese Amor Infinito por todo el mundo, por los siglos de los siglos. Oh, la amplificación de ese amor.

YO SOY el poder del Amor infinito
amplificándose a sí mismo
hasta ser victorioso
por los siglos de los siglos… por los siglos de los siglos.

Y verdaderamente, como el sonido de muchas voces, habrá un sonoro rugir. Esta es una clave, una dispensación, que viene hoy mismo desde el corazón de Saint Germain como parte de la dispensación que recibió en el Sol Central a medida que él también la ponga a los pies del Buda Gautama.

Por tanto, para poner en práctica el amor Búdico y la luz Búdica, la universalidad de Christus, nosotros, los de las huestes ascendidas nos reunimos en el altar de vuestro corazón: Y el fuego que arde allí se incrementará si lo aceptáis, si no dudáis de él, si no teméis rendiros al amor más grande de vuestra vida.

Oh benditos corazones, rendíos en los brazos de la Madre Divina y vivid en el nivel de luz de la adoración Búdica, de la iniciación Búdica, ahora y siempre, espiral tras espiral del ser, por los siglos de los siglos.

Tags:

Suscribete y Conecta

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Maestros Ascendidos