Maestría en la Llama de Libertad

Este extracto es de un dictado de la Diosa de Libertad en Armas publicado en las Perlas de Sabiduría de 1992, vol. 35 nº 46.

la Madre Divina de la Libertad en Armas

Yo soy la Madre Divina de la Libertad en Armas. He vivido en muchas eras. He visto la esclavitud. He visto la tiranía. He visto el poder en manos de las fuerzas del mal exclusivamente. Pensáis que vuestros derechos han sido pisoteados por esta o aquella pequeñez. Pues bien, os digo amados, que la libertad es una aventura nueva en el planeta Tierra, en términos relativos, a excepción de las eras doradas del pasado.

He vivido en la hora en que me encontraba sometida al más feroz de los tiranos oscuros. Y cuando la llama de mi corazón decidió con la más profunda determinación de mi ser que yo sería libre, que iba a salir de debajo del yugo de estos ángeles caídos. Supe quiénes eran, los reconocí y ellos me reconocieron. Por tanto, me esclavizaron y me trataron con tal brutalidad que no podéis imaginar. Fue difícil convencer a mis compañeros de esclavitud de la maldad de estos caídos o de que debíamos unirnos para derrocarlos.

Estos fueron días oscuros, oscuros, en el planeta Tierra, cuando la Tierra estuvo en otra era de un Kali Yuga, así como que estáis experimentando esa oscuridad cada vez más oscura en algunos lugares, pero sin duda cada vez más ligera en vuestro corazón y en el Corazón del Retiro Interno.

Os aseguro que uno no se convierte en la Diosa de la Libertad en Armas sin librar la batalla con todas las fuerzas de la anti-Libertad en todos los niveles del cosmos de la Materia. ¡Sí, amados, el título de “Diosa” significa que he enfrentado y derrotado a cada tirano que alguna vez se atrevió a atacarme!

Cuando yo era una novata perdí algunas batallas, pero me armaba de un ferviente esfuerzo para asegurarme que no sería vulnerable de nuevo en ese aspecto en el que fui vencida. Y así, en todas y cada una de las batallas y duelos con las fuerzas de la Oscuridad aprendí a conocer los resquicios de mi propia armadura. Y cada vez me hacía esta promesa: “Esta es la última vez que serás vencida en ese punto”. Y decía al enemigo: “No volverás a encontrar una fisura allí otra vez”.

Os recomiendo esto, amados. Encontrad esas fisuras. Encontrad esas debilidades. Convertidlas en vuestras mayores fortalezas. No deshonréis al Dios que vive en vosotros al ser derrotados dos veces por el mismo enemigo, incluso el mismo que se presenta con múltiples disfraces de muchas personas diferentes.

Sí, amados, analizad vuestra mente, vuestra conciencia, vuestro corazón. Reforzad vuestro ser. Equilibrad vuestra llama del corazón. Equilibrad las sustancias que ingerís en vuestros cuerpos y no seáis encontrados en un momento de debilidad, despiertos o dormidos, tomados por sorpresa, lo que significa fuera de equilibrio y, por lo tanto, permitir a un caído invadir vuestro hogar y ataros y manteneros bajo su pie.

Sí, amados, ellos luchan hasta el final, su propio final. Y ellos saben que su fin se acerca. Ellos son los que no tienen nada que perder. Vosotros sois los que tienen todo que perder, vuestra vida, vuestra alma, vuestro logro de todas las eras pasadas y vuestra ascensión en la Luz, vuestro plan divino, vuestra misión, por la que estáis aquí en la Tierra.

Sí, tenéis todas estas cosas que perder en un momento de descuido. ¡Prestad atención a las horas! ¡Vigilad el día! ¡Observad vuestra conciencia!

Soy una Madre. Necesito herramientas. Requiero de todas vuestras canciones de liberación, de vuestras canciones de libertad a Saint Germain, de vuestras canciones patrióticas. Las necesito en discos compactos porque quiero que las tengáis sonando una y otra vez. Pues deseo proporcionar a Saint Germain y a Porcia los medios por los cuales no perdáis la alta vibración que está presente aquí mismo, hasta el punto de que podéis tocarla físicamente.

¡No debéis perderla!

Y las canciones a la libertad de todas las épocas, tales como “Finlandia”, hacen recordar al alma, despiertan al alma. El alma sale de su densidad y dice: “¡Es por eso que estoy aquí! ¡Por eso nací! Me voy a preparar este día y cada día y daré mi vida a mi Creador”.

Notaréis la diferencia cuando veáis a la Diosa de la Libertad en Armas en el país. Veréis, pues, cómo la libertad será mal cualificada cuando hay una mayor liberación en la Tierra. Por eso os digo, atad a los ángeles caídos que abusan de la libertad. Esta es la confianza de los Logos Solares en los Guardianes de la Llama. Es la confianza de los Señores del Karma de que haréis el llamado para la atadura de los que abusan de la libertad en todos los sentidos.


Este dictado de la Diosa de la Libertad en Armas se dio el sábado, 4 de julio de 1992, durante los diez días de la Conferencia Libertad de 1992: Alegría en el Corazón, en el Rancho Royal Teton. Está disponible en AscendedMasterLibrary.org. Usando la opción de búsqueda, pulse Albums, vea todos los álbumes y luego desplácese hasta “Freedom 1992.”

*Las canciones de Libertad están disponibles en AscendedMasterLibrary.org, usando la búsqueda de Album, busque “In the Heart of the Inner Retreat (Bonus)” y en el CD Hail Freedom Flame que está disponible en la tienda en línea de The Summit Lighthouse.

Tags:

Suscribete y Conecta

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Maestros Ascendidos