Naturaleza, un tratado viviente

Este extracto de Naturaleza como un tratado viviente es una Perla de la maestra Amaryllis, publicado en las Perlas de Sabiduría Vol. 15, No. 17 de 1972.


¡Cuán puros y perfectos son los diseños inherentes al campo de la manifestación natural! ¡Qué hermoso es el llamado en la conciencia que evoca de todos los que están abiertos a la pureza de la Vida la llama de la gratitud celestial capturada en la alegría de las flores! ¿Qué fustiga la alegría del hombre en primavera si no la bienvenida que ofrece como guirnalda de esperanza a la renovación de cada ciclo?

La esperanza y la paz a menudo se esconden de la humanidad encarnada, mientras que esta permite que su sentido de Realidad se empañe con los delirios de la vida contemporánea. El hombre no siempre entiende el potencial de la mente y los sentimientos humanos; no se da cuenta que de su conciencia fluye una corriente de Luz, Vida y esperanza hacia el mundo que renueva la alegría en cada parte de los ciclos de la Vida, o una corriente de oscuridad que no solo opaca la perfección del ojo, sino que también produce el efluvio del mundo de la apariencia.

La naturaleza es un tratado viviente. La rama verde que se agita en el viento suave, exhibiendo el milagro de su maravilla en el esplendor de los suaves rayos dorados del sol, fructificada por la resurrección, irradia la esencia de la vida en el hombre. El pasado se fue; La oscuridad ya no existe. En su lugar, el amanecer de la Realidad celestial suplanta incluso la manifestación exterior, y de repente, los ojos del alma reconocen ese amanecer como algo inherente a la humanidad encarnada.

Pero, ¿quién puso este sentido celestial en los ojos del alma? ¿Quién dio al hombre interior la capacidad de pasar más allá de la pantalla de las apariencias en ese reino de pensamiento y sentimiento donde nacen las profundidades celestiales y el alma está libre por fin de ver la perfección ya formada en los jardines naturales de la manifestación?

Una flor es así. La renovación de los ciclos es así. El uno asiente con la cabeza en las brisas liberando su Luz esencial, y el otro libera la Luz irradiada del sol, simultáneamente.

Pero cuán pocos se dan cuenta de que hay en el reino de la naturaleza la gloriosa maravilla de Dios que se emite incluso durante las horas de la noche desde el corazón de un cáliz de flores, derramando al exterior la conciencia destilada del perfume angelical de la Vida.

YO SOY Amaryllis, a quien el cielo ha dado la gloriosa tarea de coordinar las manifestaciones de la primavera, y la juventud, y de los fuegos del Sol en el alma del hombre. Es mi deseo que las tinieblas desaparezcan de los corazones, las mentes y los seres de la humanidad y que en su lugar aparezca la herencia universal de la conciencia pura del Cristo para que impregne la conciencia de todos.

Tags:

Suscribete y Conecta

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Maestros Ascendidos